viernes, 16 de noviembre de 2012

LAS INTERNACIONALES OBRERAS (S.XIX). LA APARICIÓN DEL MOVIMIENTO OBRERO




    La necesidad de una organización obrera internacional, donde se unieran todas las organizaciones obreras del mundo, se vislumbró en Inglaterra tras la experiencia de varias huelgas en la que los patronos contrataban a obreros de otros países. 

   Con motivo de una exposición internacional, se fundó en Londres, en 1864, la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT). Carlos Marx redactó los estatutos y se puso en marcha un sistema de congresos (se realizaron cinco), que dieron gran difusión e influencia a la AIT. Como consecuencia de la guerra franco-prusiana, la AIT prácticamente se hizo cargo del gobierno de la ciudad. Una fuerte represión y desavenencias internas entre sus dos principales tendencias, marxistas y anarquistas (distanciados además por la incompatibilidad de caracteres entre sus dos líderes, Marx y Bakunin), provocarían la disolución de la Primera Internacional en 1876.






    Nuevos intentos de formar una organización internacional de trabajadores se materializaron en París en 1889, con motivo del centenario de la Revolución Francesa. La Segunda Internacional se formó con las aportaciones de los partidos socialistas de la mayor parte de países industriales. En su seno aparecieron tesis revisionistas, junto a otras más ortodoxas dentro del marxismo. La difusión de las doctrinas socialistas fue tan grande que los partidos socialistas comenzaron a tener una creciente representación parlamentaria. La Segunda Internacional creó algunos de los símbolos del movimiento obrero: la fiesta del Primero de Mayo y el himno de la Internacional (L'Internationale en francés), la más famosa canción del movimiento obrero. Está considerado como el himno oficial de los trabajadores del mundo entero y de la mayoría de los partidos comunistas y socialistas. La letra original, en francés, es de Eugène Pottier, y fue escrita en 1871dentro de su obra Cantos Revolucionarios. En 1888 Pierre Degeyter la musicalizó. 






     La Segunda Internacional se rompería en 1914, al estallar la Primera Guerra Mundial, pues las rivalidades nacionales arrastraron al movimiento obrero, partidario inicialmente de la paz.





     En el siglo XX se fundaron nuevas internacionales: la III Internacional (Komintern) en Moscú en 1919, la I Internacional Socialista en 1923, y la IV Internacional, inspirada por Trotsky, en 1938.


FUENTES: 

http://historiacontemporanea-tomperez.blogspot.com.es/
http://www.claseshistoria.com/

1 comentario:

Get In Touch

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...